El gran valor de la generosidad

La generosidad se entiende como un valor, como una cualidad en las personas. No solo hace referencia a compartir u ofrecer bienes materiales, también se entiende como estar disponible y ofrecer ayuda. Mas en estos momentos que nos toca vivir con el conflicto de Ucrania, la generosidad se suele apreciar bastante en las relaciones sociales. Se considera como un rasgo de bondad de aquellos que la ostentan.

Las personas generosas dan, se entregan, ofrecen algo material o simbólico, ayuda, apoyo, un rasgo o simplemente una sonrisa.

Bonito el gesto de dar, ofrecer, regalar, sin interés alguno por recibir nada a cambio. Aunque, si preguntamos, la mayoría de estas personas nos dirían que, aunque no esperan nada a cambio, prácticamente siempre reciben, y en ocasiones, más de lo que han ofrecido, solo por el hecho de sentirse bien.

Cuando somos generosos, recibimos el sentimiento inmediato de haber hecho algo bueno, de hacer feliz al otro, de contribuir a conservar y cuidar la relación que nos une. ¡Ya estamos recibiendo y ganando!

Como decía Plutarco, “Da sin arrogancia y recibe con dignidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.