Los abuelos sabios

Creo que todos guardamos en nuestro corazón un abuelo o abuela que fue o es fundamental para nuestra formación emocional. Liberados de la disciplina que tienen que aplicar los padres a los hijos, nuestros mayores son maestros de vida que, con sus consejos, nos ayudan a ser lo que somos o seremos.

Nos regalan su sentido común, la perspectiva que han ganado con los años y el arte de reírnos de las pequeñas calamidades que nos acechaban o acechan en el día a día. También son excelentes narradores de historias que despertaban o despiertan nuestra imaginación.

Los abuelos desempeñan el papel del anciano gurú en las antiguas tribus: aquella mujer u hombre sabio al cual todos pedían consejo cuando se encontraban ante cualquier dificultad. En la sociedad que describe Homero en La Odisea y La Ilíada.

Antes de entrar en guerra, los hombres del poblado iban a consultar siempre al de mayor edad, porque había visto más situaciones que nadie y podía dar una visión sensata y no contaminada por la pasión.

En la infancia, los abuelos son puntales en el crecimiento, porque enseñan los secretos de una vida que ha madurado lentamente, la mayoría de abuel@s son persona sabia, con amplia visión sobre los asuntos humanos. Esto hace que desarrollen su creatividad (…)

De mis cuatro abuelos, el que yo recuerdo con más emoción es mi abuela paterna, que nos enviaba desde su campo nueces, caquis y aguacates, desde entonces para mí cuando como nueces o aguacates me hace contactar con mis antepasados.

Mauricio Jorquera.

Coordinador ONG Recicla-Alicante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.